Al viajar en autobús normalmente puedes llevar una gran cantidad de equipaje. Por lo general, más permisiva que la de otros medios de transporte.

Si bien la Organización Mundial de la Salud reconoce a la Seguridad Vial como una de las materias a tener en cuenta para combatir la mortalidad que causan los accidentes de tránsito, hasta ahora sigue manteniendo en el olvido al padre de la seguridad fallecido en 1945. Leer más

La obligatoriedad de usar el cinturón de seguridad en todos los autobuses en España, es tanto para conductor como pasajeros. El uso de este sistema de seguridad del vehículo reduce la probabilidad de fallecer en caso de accidente. Leer más

Quizás en más de una ocasión te hayas preguntado cómo deben viajar los niños en los autobuses, no sólo en los urbanos o interurbanos, sino también en los de largo recorrido.

Leer más

El uso del cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de perder la vida en un accidente de tráfico, también en autobuses. Por tal motivo, debemos hacer hincapié ya no sólo en la necesidad de cumplir con la normativa vigente respecto al cinturón de seguridad u otros sistemas de retención homologados sino también, con la obligación que tienen los conductores y usuarios de llevarlo correctamente abrochados en los asientos delanteros y en el resto de asientos del vehículo, tanto en la circulación por vías urbanas como interurbanas.

La normativa europea es clara en este sentido y hace obligatoria la instalación de cinturones de seguridad en todos los vehículos. Una obligación que, en un principio, sólo hacía referencia a los vehículos particulares pero que se amplía a todos los vehículos comerciales, especialmente a los autocares de turismo y a los microbuses, para mejorar su seguridad pasiva. Para ello, se regula su instalación y utilización pero, ¿desde cuándo, a quién y cómo nos afecta?

Cinturón de seguridad en autobuses: instalación y utilización obligatorias

La instalación obligatoria de cinturones de seguridad en los autocares pretende evitar que los pasajeros, tras una salida de vía del vehículo, salgan proyectados en caso de fuerte impacto o vuelco lateral. Todos los autobuses matriculados a partir de 2007, se ven obligados a tener instalados los cinturones de seguridad (para autobuses escolares no existe excepción). Por tanto, cualquier usuario puede advertir, antes de iniciar el viaje en autobús, sobre el incumplimiento de la norma a la empresa responsable.

En cuanto a la utilización, tanto conductor como pasajeros mayores de 3 años están obligados a utilizarlos.Los pasajeros adultos serían los últimos responsables en caso de no utilizarlos. De esta obligación deberá informarse a los pasajeros por el conductor del vehículo, por el guía o por persona encargada del grupo, a través de medios audiovisuales o mediante letreros o pictogramas, de acuerdo con el modelo que figura en el anexo IV, colocados en lugares bien visibles de cada asiento.

¿Qué ocurre con la seguridad de los niños en el autobús?

La ley distingue diferentes supuestos en caso de infracción por parte de menores, si bien existe un vacío legal para menores de 3 años: para los mayores de 3 años, la responsabilidad de no hacer uso del cinturón de seguridad sería del padre o tutor (que pagarían la multa), salvo que se trate del sistema de retención adaptado a talla y peso obligatorio que recaería dicha responsabilidad sobre el propio conductor del vehículo porque éste tiene a su cargo la colocación del dispositivo. Añadir en este punto, que desde 2015 existe en el mercado una sillita de retención homolagada para autobuses, que sería idealmente el recurso adecuado para la seguridad de los menores.

Sobre el comportamiento del conductor

Para terminar, la última modificación de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial mantiene dos normas de comportamiento en la circulación y que tienen relación con las obligaciones de los conductores de vehículos:

El conductor debe utilizar el vehículo con la diligencia, precaución y atención necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto a sí mismo como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de usuarios de la vía.

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

Fuente: Circula Seguro 

Conoce y desarrolla los hábitos de conducta y pautas de comportamiento como viajero del transporte escolar y público. Aprende situaciones de riesgo como pasajeros de vehículos, los procedimientos para evitar accidentes en el transporte escolar y público y nuestras recomendaciones para viajar de forma segura.

Antes de iniciar el viaje

De camino a la parada, utiliza los pasos destinados para los peatones y respeta las normas de circulación peatonal, incluso cuando tengas prisa.

Llega a la parada del autobús con antelación. Trataremos de fomentar en los alumnos la llegada a la parada sin correr, evitando de esta manera cruces de calzada sin mirar y nerviosismo por perder el autobús.

Espera el autobús en los sitios autorizados. De no existir parada de autobús, deberás esperar siempre en la acera.

Respeta el sitio en la parada del autobús, colocándote detrás de la última persona y no intentes ponerte delante de los demás compañeros.

No empujar ni alborotar a tus compañeros, evitaremos realizar conductas arriesgadas como son los juegos de lucha y todos aquellos que impliquen carreras o desplazamientos bruscos.

En la subida al autobús

Dirígete al autobús despacio, sin carreras y sin empujones.

Realiza la subida al Autobús de manera ordenada y respetando nuestro turno.

No subas nunca hasta que el vehículo este completamente parado. Si existe acompañante esperar la indicación de subir. Y una vez que inicies la subida,no te detengas en la escalera del autobús.

Ayuda a las personas que por su condición física tengan dificultades para subir al autobús.

Una vez subidos en el autobús, colocarnos en los asientos sin correr y sin alborotar al conductor.

En el autobús

No te levantes de los asientos durante el trayecto y evitar gritar, tirar papeles y realizar juegos que puedan distraer al conductor.

Seguiremos las instrucciones de la persona encargada de los viajeros y, en caso de emergencia, seguir en todo momento las instrucciones del monitor o conductor.

No asomarnos por las ventanillas.

Ceder el asiento a las personas necesitadas, deberemos ceder el asiento a las personas que por su condición física lo necesiten: discapacitados, embarazadas, ancianos, compañeros accidentados.

No levantarse del asiento hasta que el Autobús se haya detenido.

Al bajar del autobús

Levantarnos cuando el Autobús esté completamente parado, si nos levantamos en marcha y el Autobús frena repentinamente, nos podemos hacernos daño.

Bajar de manera ordenada, bajaremos de manera ordenada y respetando nuestro turno de salida.

Ayudar a quien lo necesite, facilitar la bajada a las personas que por su condición física puedan necesitarlo.

Antes de bajar mirar de izquierda a derecha, antes de bajar deberemos mirar, para evitar sorpresas y sustos, posibles coches, ciclistas o ciclomotores.

Una vez fuera del Autobús dirigirnos a un lugar seguro sin correr ni alborotar, preguntaremos a los alumnos los sitios más seguros para los peatones.

Recuerda, ¡es muy importante!

  • Llega pronto a la parada. Sin correr y por la acera.
  • En la parada, respeta la cola.
  • No subas y bajes del autobús hasta que haya parado
  • En el autobús no te levantes del sitio hasta llegar a tu destino.
  • Ayuda y cede tu asiento a quién lo necesite.
  • Recuerda que el conductor es tu amigo. Ayúdale.

 

Fuente original: Premioeduaciónvial

Aunque las medidas de seguridad deben ser las mismas, no cabe duda de que el control y el comportamiento de los niños es distinto si viajan con sus padres o se trata de una excursión escolar. En este último supuesto, tenemos que delegar en los profesores la normativa y supervisión, pero debemos informarnos previamente de las condiciones del viaje y asegurarnos que la persona encargada del grupo lleva nuestro teléfono para comunicarnos cualquier emergencia.

De todas formas vamos a exponer una serie de sugerencias generales que hará su viaje y el de los demás viajeros más agradable.

  • Si son propensos a marearse, procure conseguir lo asientos en las primeras filas y lo más centrados posible. Recomiéndeles que miren al frente y no estén volviendo la cabeza a un lado u otro.
  • Debe tomar un poco de comida sólida antes de emprender el viaje: un pequeño sandwich con jamón (pero sin queso, mantequilla ni tomate) sería apropiado.
  • Un chicle o un caramelo mantienen la salivación contribuyendo a que no se mareen.
  • También existen pastillas, chicles y parches para evitar el mareo, consulte con su médico que solución y dosis es la mejor para su hijo. Estos remedios suelen producir somnolencia.
  • No es recomendable ni leer ni dibujar.
  • Beber sólo agua normal y poca para que no le provoque vómitos.
  • No debe tomar ni leche ni lácteos que pueden agriarse y producirles náuseas.
  • Si vomita, límpiele la boca con una toallita y dele un sorbo de una bebida azucarada (puede llevar una infusión en una botella de plástico o un termo).
  • Actualmente está prohibido fumar en los vehículos cuando se viaja y además, debe tener en cuenta que el humo del tabaco aumenta los síntomas del mareo.
  • Procure que esté en un lugar ventilado y, si es posible, que le de el aire natural.
  • Si hubiera suficiente sitio el niño debe acostarse sobre su espalda ya que es la mejor posición.
  • Y desde que inicie el viaje, tenga bolsas adecuadas para poderlas utilizar rápidamente si fuera necesario, ya que el vómito se suele presentar de una forma súpita y perentoria.
  • Los niños deben ir siempre sentados en un asiento, uno sólo
  • No pueden estar de pie, paseando por los pasillos, está terminantemente prohibido por las normas y si el autobús es inspeccionado por la policía de tráfico, pueden ser multados tanto el conductor como las personas que vayan de pie.
  • Los niños deben llevar el cinturón de seguridad para evitar que cualquier frenazo o maniobra les haga caer y les lastime.
  • Deben llevar ropa cómoda, de fácil manejo y de un color vivo para identificarlos rápidamente cuando se haga alguna parada.
  • Lleve una botella de agua por si tiene sed, pero procure que no beba demasiado para evitar vómitos.
  • Conviene llevar algunos juguetes pequeños adecuados a su edad en una bolsa pero no se los dé todos de una vez: peluches, juegos magnéticos, barajas, etc
  • En las paradas debe ir siempre acompañado de un adulto que controle su actividad y la vuelta al sitio del autobús dentro del horario marcado.
  • Si hay que comer en ruta, tanto si es en restaurante como si se lleva preparada, conviene que la comida sea poca, ligera sin grasas ni picantes y tomar una manzana y una infusión de postre para asegurar una buena digestión. Evite las golosinas envasadas y los helados, mejor unos frutos secos pero en poca cantidad.
  • Para entretenerlos se debe hablar con ellos en tono relajado, comentando cosas de interés o contándoles un cuento o historia.
  • También se puede jugar con ellos a algún juego sencillo, como el “veo-veo” o las adivinanzas
  • Los adultos procurarán en todo momento, que los niños no molesten a los otros viajeros moviéndose de un sitio a otro, chillando o hablando demasiado alto.
  • En los autobuses que realizan viajes de turismo suele haber más comodidades, además de los servicios, un espacio con mesas donde se puede jugar a las cartas por ejemplo.
  • Si el niño duerme un rato es una forma de que el viaje se le haga más corto.
  • Si es de los que pregunta continuamente cuanto falta y ya sabe leer, dele un mapa de carretera para que vaya controlando el trayecto.
  • No se debe cantar porque se molesta a los demás pasajeros, a no ser que sea una excursión escolar y canten todos. Pero si son mayorcitos, pueden llevar un radiocasette con auriculares o un porta CD móvil, esto les distraerá un buen rato.
  • En las paradas programadas, conviene andar para activar la circulación y también aprovechar para solucionar las necesidades fisiológicas.

Fuente : Cyber Padres

Cada vez que se produce un accidente de autobús salta la alarma y nos planteamos si se trata de un transporte seguro. Y las cifras así lo atestiguan como han comprobado en Pons Seguridad Vial. Mientras que en el año 2014 fallecieron 26 personas en accidente de autobús, en 2013 sólo fueron 11. La media de los últimos 10 años es de sólo 17 fallecidos.

Comparando con otros medios de transporte y según los datos del año 2014, es, con mucha diferencia, el que menos fallecidos tiene: en 2014 fallecieron722 personas que viajaban en turismo, 287 en motocicleta, 160 en vehículos de transporte de mercancías, 75 en bicicleta y 53 en ciclomotor. Cifras similares a los países europeos de nuestro entorno y por debajo de la media de la Unión Europea.

Según Octavio Ortega, de Pons Seguridad Vial, desde hace años, «todos los autobuses tienen que cumplir unas medidas de seguridad muy estrictas». Todos tienen que llevar ABS, sistemas electrónicos de control de tracción, limitadores de velocidad máxima, cinturones de seguridad, estructura de seguridad que protege en caso de vuelco y un tacógrafo que registre que no se han superado los tiempos máximos de conducción o los mínimos de descanso.

Incluso en los autobuses urbanos habría que ponerse el cinturón de seguridad
Incluso en los autobuses urbanos habría que ponerse el cinturón de seguridad

En 2008 entró en vigor la obligatoriedad de tener una formación adicional : el Certificado de Aptitud Profesional (CAP), obligatorio para todos los conductores que garantiza que, además de su carné de conducir, han recibido una formación adicional que comprende, entre otros, conocimientos técnicos del vehículo, reglamentación específica de transporte de viajeros, conducción eficiente y prevención de riesgos laborales.

Además de esta formación inicial, cada cinco años tienen que realizar otro curso de formación continua que certifica que siguen manteniendo los conocimientos necesarios.

En estos accidentes hay un factor muy importante con respecto al cinturón de seguridad. Aunque es responsabilidad del conductor o del guía recordar a los pasajeros la obligación de utilizar el cinturón, nadie puede controlar que sea así. En los aviones la tripulación controla que todos los pasajeros lo tienen abrochado durante el despegue y el aterrizaje aunque en caso de accidente las posibilidades de sobrevivir son mínimas. En un accidente de tráfico tener abrochado el cinturón puede salvar vidas con mucha más probabilidad.

Quizá sería hora de que esta obligación se pudiera controlar y que el conductor supiera, como ocurre en los turismos, que alguno de los pasajeros se ha desabrochado el cinturón. Así sería posible que con esta medida el número de muertos y heridos en los accidentes de autobuses disminuyera.

Fuente : ABC Motor

El uso del transporte público es una buena forma de contribuir con nuestro granito de arena en la reducción de la contaminación y mejora de la movilidad. El autobús es uno de los medios de transporte favoritos: está al aire libre, fácil acceso, posibilidad de ver la ciudad durante el trayecto…

Tanto si somos de las personas que utilizamos el autobús con frecuencia como si no es así, debemos seguir una serie consejos al subir o bajar y durante nuestro trayecto.

Subir y bajar del autobús, agarrarse bien durante el trayecto, evitar empujones… puede ser una tarea complicada en grandes ciudades y en hora punta. El autobús es uno de los medios de transporte más usados. Es una alternativa cómoda, económica y rápida cuando no podemos coger el coche y queremos movernos por la ciudad. Aquí os damos una serie de consejos para tener un viaje seguro y sin complicaciones.

En primer lugar, siempre debemos esperar en la parada del autobús. Nunca en la calzada ni el carretera. Debemos de hacerlo siempre en el terreno habilitado para ello. Si hay mucha gente para subir, procure mantener la calma. El bus no se va a ir. Evite empujones y agobios. Suba tranquilamente y de manera segura. Agárrese mientras subes.

Una vez en el interior, procure tomar asiento. Hoy en día, los autobuses tienen un asiento reservado para las personas mayores, gente con lesiones o embarazadas. Si no es posible, sujétese a las barras en todo el momento, especialmente cuando el autobús arranca, cuando frena o va a detenerse. Prepárese con tiempo antes de llegar a su parada para poder bajar sin prisas. Haz saber al conductor que deseas abandonar el autobús en la siguiente parada. En la mayoría de los casos basta con pulsar el botón de aviso.

Al bajar del autobús, agárrese bien y descienda sin prisas. El conductor del autobús está viendo que todavía no ha bajado y no reiniciará la marcha hasta que no haya terminado. Al bajar, espera para cruzar hasta que el autobús se haya marchado. Si lo hacemos antes, se reduce el campo de visión. Si cruzamos por delante, el conductor puede no vernos debido a la altura a la que se encuentran y puede ser muy peligroso. Además, el resto de conductores que se dispongan a adelantar el autobús no serán conscientes de nuestra presencia. Tampoco debemos cruzar por la parte de detrás (aunque es preferible a hacerlo por delante). Lo mejor es esperar a que el vehículo se marche.

Si desea cruzar la carretera después de haber bajado, espera siempre en la acera. Recuerda mirar a los dos lados y asegúrese que han parado antes de iniciar el cruce por el paso de peatones. Recuerda que estos pasos de peatones o pasos con semáforos son los lugares más seguros para pasar de una calle a otra.

Fuente: Seguridad Vial para Mayores

La empresa vasca Euraslog ha ganado el I Premio Emprendedores y Seguridad Vial que organiza Fundación Línea Directa, con un novedoso sistema de retención infantil para autobuses, único existente en el mercado y el primero que cuenta con homologación de la CEE (Comunidad Económica Europea). Se trata de un dispositivo adaptable a todas las butacas de autobuses, seguro y sumamente fácil de manejar que se coloca en menos de 30 segundos.

Los creadores de este sistema recibirán una dotación económica de 20.000 euros, en concepto de coinversión, además de formación y patrocinio. Serán acompañados, guiados y asesorados, y, en una segunda fase, cuando la iniciativa alcance suficiente grado de madurez, se les facilitará el acceso a rondas de inversión, tanto a las organizadas por Bankinter, como a las que prepara el IESE Business School.

Euraslog empató en una primera ronda de votaciones, con la empresa Car Angel (creadores de una caja negra para automóviles capaz de registrar todos los datos de conducción). Su eficacia a la hora de reducir las lesiones y la mortalidad infantil en accidentes de tráfico derivados del transporte escolar, fueron las razones que inclinaron la balanza a su favor.

Fuente: revista DGT