Si bien la Organización Mundial de la Salud reconoce a la Seguridad Vial como una de las materias a tener en cuenta para combatir la mortalidad que causan los accidentes de tránsito, hasta ahora sigue manteniendo en el olvido al padre de la seguridad fallecido en 1945.

La historia del padre de la Seguridad VialWilliam Phelps Eno fue quien diseñó el primer código de circulación del mundo que fue publicado en Nueva York en 1903 pero Eno nunca aprendió a conducir un vehículo, su inquietud partió desde la inseguridad que ofrecían los conductores de carruaje de la época pero aún así fue Eno quien concibió y redactó las primeras normas de tráfico, e inventó muchos de los elementos que caracterizan hoy la circulación mundial, tales como algunas señales o el paso de cebra. Y además lo hizo sin haberse puesto jamás al volante, puesto que no sabía conducir. Tan sólo era un ingeniero, parece ser que muy brillante eso sí, y muy concienciado con los problemas circulatorios que sufrían las grandes ciudades norteamericanas a principios del siglo XX.

Eno era neoyorquino de nacimiento (1858) y eso debe marcar porque las calles de la gran metrópoli por excelencia eran un auténtico caos ya en la segunda mitad de la centuria anterior, cuando aún estaba muy lejos no sólo la generalización de los automóviles sino incluso su invención misma. Pero no ocurría igual con los coches de caballos, que en el Nueva York de aquellos tiempos fueron incrementando su número hasta el punto de que el propio Eno recordaba que el primer atasco de tráfico que tuvo ocasión de ver había sido en 1867, cuando él era un niño, y lo protagonizaron una docena de carruajes y animales sin que se pusieran de acuerdo para solucionarlo.

Eso era porque no existía ningún tipo de regulación viaria, como tampoco existía un cuerpo policial encargado específicamente del asunto, de manera que todo quedaba en manos de los usuarios y su buen sentido.

Las cosas no cambiaron mucho

Algo demasiado etéreo e ingenuo, teniendo en cuenta la transformación en Míster Hyde que experimenta el ser humano cuando conduce y que ya está acreditada incluso cuando se usaban riendas en vez de volante y los caballos no eran de vapor sino de tiro: las discusiones y peleas por tener la preferencia o no ceder el paso se volvieron cotidianas, al igual que los incidentes entre conductores y peatones, al menos en la zona centro urbana, originando un considerable malestar público entre los ciudadanos.

Ése es el contexto en el que aparece Eno en la Historia. Su vida profesional se centró en los negocios inmobiliarios de su familia pero, ante la magnitud que alcanzaba el problema del tráfico neoyorquino, en 1900 Eno publicó un trabajo al respecto proponiendo una serie de soluciones. Su título era bien expresivo: Reform in Our Street Traffic Urgently Needed (algo así como Necesaria y urgente reforma del tráfico en nuestras calles).

La historia del padre de la Seguridad Vial

FUENTE: Diario Norte

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *