Conoce y desarrolla los hábitos de conducta y pautas de comportamiento como viajero del transporte escolar y público.

Leer más

¿Quien no ha buscado una postura correcta para dormir en el autobús mientras pensaba que al despertarse podría tener la cabeza separada del resto del cuerpo Leer más

El uso del transporte público evita la emisión de cinco millones de toneladas de gases contaminantes a la atmósfera al año.

Leer más

El autobús como medio de transporte público, tiene sus orígenes en la ciudad francesa de Nantes en 1826, más específicamente en la figura de Stanislav Baudry, un propietario de baños públicos.

Leer más

Aunque las medidas de seguridad deben ser las mismas, no cabe duda de que el control y el comportamiento de los niños es distinto si viajan con sus padres o se trata de una excursión escolar. En este último supuesto, tenemos que delegar en los profesores la normativa y supervisión, pero debemos informarnos previamente de las condiciones del viaje y asegurarnos que la persona encargada del grupo lleva nuestro teléfono para comunicarnos cualquier emergencia.

De todas formas vamos a exponer una serie de sugerencias generales que hará su viaje y el de los demás viajeros más agradable.

  • Si son propensos a marearse, procure conseguir lo asientos en las primeras filas y lo más centrados posible. Recomiéndeles que miren al frente y no estén volviendo la cabeza a un lado u otro.
  • Debe tomar un poco de comida sólida antes de emprender el viaje: un pequeño sandwich con jamón (pero sin queso, mantequilla ni tomate) sería apropiado.
  • Un chicle o un caramelo mantienen la salivación contribuyendo a que no se mareen.
  • También existen pastillas, chicles y parches para evitar el mareo, consulte con su médico que solución y dosis es la mejor para su hijo. Estos remedios suelen producir somnolencia.
  • No es recomendable ni leer ni dibujar.
  • Beber sólo agua normal y poca para que no le provoque vómitos.
  • No debe tomar ni leche ni lácteos que pueden agriarse y producirles náuseas.
  • Si vomita, límpiele la boca con una toallita y dele un sorbo de una bebida azucarada (puede llevar una infusión en una botella de plástico o un termo).
  • Actualmente está prohibido fumar en los vehículos cuando se viaja y además, debe tener en cuenta que el humo del tabaco aumenta los síntomas del mareo.
  • Procure que esté en un lugar ventilado y, si es posible, que le de el aire natural.
  • Si hubiera suficiente sitio el niño debe acostarse sobre su espalda ya que es la mejor posición.
  • Y desde que inicie el viaje, tenga bolsas adecuadas para poderlas utilizar rápidamente si fuera necesario, ya que el vómito se suele presentar de una forma súpita y perentoria.
  • Los niños deben ir siempre sentados en un asiento, uno sólo
  • No pueden estar de pie, paseando por los pasillos, está terminantemente prohibido por las normas y si el autobús es inspeccionado por la policía de tráfico, pueden ser multados tanto el conductor como las personas que vayan de pie.
  • Los niños deben llevar el cinturón de seguridad para evitar que cualquier frenazo o maniobra les haga caer y les lastime.
  • Deben llevar ropa cómoda, de fácil manejo y de un color vivo para identificarlos rápidamente cuando se haga alguna parada.
  • Lleve una botella de agua por si tiene sed, pero procure que no beba demasiado para evitar vómitos.
  • Conviene llevar algunos juguetes pequeños adecuados a su edad en una bolsa pero no se los dé todos de una vez: peluches, juegos magnéticos, barajas, etc
  • En las paradas debe ir siempre acompañado de un adulto que controle su actividad y la vuelta al sitio del autobús dentro del horario marcado.
  • Si hay que comer en ruta, tanto si es en restaurante como si se lleva preparada, conviene que la comida sea poca, ligera sin grasas ni picantes y tomar una manzana y una infusión de postre para asegurar una buena digestión. Evite las golosinas envasadas y los helados, mejor unos frutos secos pero en poca cantidad.
  • Para entretenerlos se debe hablar con ellos en tono relajado, comentando cosas de interés o contándoles un cuento o historia.
  • También se puede jugar con ellos a algún juego sencillo, como el “veo-veo” o las adivinanzas
  • Los adultos procurarán en todo momento, que los niños no molesten a los otros viajeros moviéndose de un sitio a otro, chillando o hablando demasiado alto.
  • En los autobuses que realizan viajes de turismo suele haber más comodidades, además de los servicios, un espacio con mesas donde se puede jugar a las cartas por ejemplo.
  • Si el niño duerme un rato es una forma de que el viaje se le haga más corto.
  • Si es de los que pregunta continuamente cuanto falta y ya sabe leer, dele un mapa de carretera para que vaya controlando el trayecto.
  • No se debe cantar porque se molesta a los demás pasajeros, a no ser que sea una excursión escolar y canten todos. Pero si son mayorcitos, pueden llevar un radiocasette con auriculares o un porta CD móvil, esto les distraerá un buen rato.
  • En las paradas programadas, conviene andar para activar la circulación y también aprovechar para solucionar las necesidades fisiológicas.

Fuente : Cyber Padres